lunes, 9 de mayo de 2011

Internalización de las funciones psicológicas superiores

Internalización de los aspectos culturales 


El desarrollo de los procesos psicológicos superiores, evidencia la forma como los seres humanos han ido construyendo signos y señales útiles en la solución de problemas. En este texto, se pretende exponer dichos conceptos y cómo estos intervienen en los procesos psicológicos superiores, reconociendo la función de los signos en la conducta de los seres humanos y los procesos que están previos a su creación. Para comenzar, es necesario plantear la distinción entre signo y herramienta; el primero de los conceptos, se ha usado para designar un método para resolver problemas psicológicos, siendo la herramienta, la utilidad de un objeto específico en la realización de una actividad. Para la comprensión de los conceptos, se han asumido tres condiciones: la analogía y puntos comunes, las diferencias básicas y la última, el vínculo psicológico que existe entre ellos (Vygotsky, 1998).




Referente a las similitudes, el signo y la herramienta cumplen una función mediadora, en la cual, los objetos y las acciones influyen en la conducta y en los procesos sin afectarlos directamente, teniendo un fin determinado. La segunda condición, indica que el singo y la herramienta difieren en la forma en que orientan la actividad humana; el primero de ellos hace referencia a una actividad orientada internamente que no permite el cambio de un objeto en operación psicológico. Por el contrario, la herramienta si influye en el objeto de la actividad, y es una actividad orientada externamente. En cuanto a la tercera de las condiciones, existe un vínculo entre los conceptos evidenciado en la ontogénesis y filogénesis, destacando la influencia directa entre la conducta humana y su naturaleza. Luego de hacer énfasis en las condiciones, se plantea que una función psicológica superior o conducta superior sería la mezcla de herramienta y signo en actividad psicológica (Vygotsky, 1998).

El proceso de  internalización es un  proceso que  se evidencia en el desarrollo del ser humano, en donde el individuo adquiere la capacidad de reconstruir  internamente una operación externa, como sucede en el proceso de señalar. Se incluyen ciertas transformaciones que  definen dicho proceso. La primera de ellas,  indica que es necesaria la  reconstrucción  de una actividad externa que  se asumirá como interna, la segunda transformación, se refiere a que toda función superior se origina en un principio por procesos interpersonales que luego se convierten en intrapersonales. La última transformación,  habla de  la continuidad de sucesos evolutivos requeridos para  la constitución del proceso intrapersonal, en donde la internalización implica cambios en las leyes de la actividad, que se interiorizan de acuerdo a las leyes que son propias del sujeto. En este proceso de internalización participan tanto las herramientas como los signos. Las primeras están orientadas externamente e implica cambios en los objetos; los signos en cambio están orientados internamente y no producen un cambio en  el objeto de una operación psicológica (Vygotsky, 1998).
Los procesos a los que Vygotsky  da mayor importancia dentro del proceso de constitución e internalización de las funciones superiores son esenciales en el desarrollo del individuo. Es de gran interés reconocer el papel que ejercen las actividades tanto internas como externas en los procesos psicológicos y en la conducta humana, y como éstos a  su vez, influyen en las fases del desarrollo y en procesos como memoria, lenguaje, percepción, motivación, aprendizaje, entre otros, permitiendo al niño, vincularse con otros y luego lograr una comprensión e interiorización del proceso o la acción que ejecuta (Vygotsky, 1998).



 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada